Por público

  • Información para Futuros Estudiantes
  • Información para Estudiantes de Grado
  • Información para estudiantes de posgrado
  • Información para Graduados
  • Información para Docentes
  • Información para Funcionarios

Distribuir contenido

"Dos concepciones sobre la sordera chocan en Uruguay"

Imagen: 
"Dos concepciones sobre la sordera chocan en Uruguay"
Temática: 
Sordera en Uruguay
Medio: 
Sputnik Mundo
Entrevistado/a o mencionado/a por Facultad de Psicología-UR: 
Leonardo Peluso Crespi
Fecha: 
Vie, 12/08/2016
FUENTE: 
http://mundo.sputniknews.com/sociedad/20160812/1062776285/uruguay-sordera-ninos.html

Existen en Uruguay dos paradigmas sobre la percepción de la sordera en los niños que chocan en términos educativos y hasta jurídicos, dijeron a Sputnik los docentes Santiago Val y Leonardo Peluso.

Los sordos pueden ser considerados "una comunidad lingüística en la mayoría de los casos", si bien "el 90% de los niños con sordera nacen en familias de oyentes que no saben lengua de señas, por esto es importante que concurran a la escuela de sordos porque ese es su primer contacto con su lengua", afirmó Val.

En Uruguay hay una fuerte contienda entre dos corrientes sobre cómo es vista la sordera. Por un lado, está la corriente aferrada al discurso médico, que insiste en que los niños dejen de ser sordos y aprendan a hablar español por medio de implantes cocleares, un dispositivo que transforma las señales acústicas en señales eléctricas que estimulan el nervio auditivo. Esta corriente sostiene que si el niño aprende lengua de señas uruguaya, perjudicará el desarrollo de sus potencialidades luego de recibir el implante.

"La idea que subyace es que si aprende lengua de señas eso le va a interferir en el correcto aprendizaje del español, entonces hay que aislarlo totalmente. Esto afecta a la comunidad sorda en su totalidad, porque una comunidad que no tiene intercambio entre los sujetos que la integran desaparece", reflexionó Val.

Para Peluso, "el oralismo es totalmente siniestro porque se aseguran de que ningún sordo entre en contacto con otro sordo; los implantan y los mandan a una escuela de oyentes y se aseguran de que no haya ningún otro sordo en la clase". En el lado opuesto, se encuentra la corriente del bilingüismo, que promueve que los niños concurran a escuelas de sordos y aprendan lengua de señas, a la que suscriben ambos docentes, sin que eso impida que además aprendan español. Esta corriente busca poner la lengua de señas uruguaya al mismo nivel que el español y apoyar su aprendizaje en los primeros años del niño "como una lengua en la que pueda expresarse plenamente y que le sirva para estructurar su pensamiento y desarrollarse cognitivamente, lo que hacemos cuando aprendemos nuestra lengua en nuestra casa", argumentó Val.

"Es una lucha a nivel escolar, de los hospitales, de las prácticas médicas, también jurídico, porque si bien existen leyes que dicen que la lengua de señas es una lengua nacional, tenés otras que dicen que los sordos son discapacitados y otras que te dicen que son incapaces; son paradigmas incompatibles", afirmó Peluso.

En una comunidad pequeña y poco visible, cada sordo se integra a ella cuando habla la lengua de señas y así "viven plenamente", observó Val. Para estos profesores los sordos tienen los problemas relativos a moverse en un mundo que oye, pero más allá de eso, en sus intercambios son personas íntegras que solo hablan una lengua distinta.