Pasar al contenido principal

Loading...

imagen de portada
Imagen del capítulo 3
Miradas desde la psicología
Copete

 

La epidemia del COVID-19 sacudió al mundo y además de los aspectos vinculados al virus y su propagación, las medidas preventivas y las prácticas de cuidado encierran una serie de aspectos psicosociales que también es necesario atender. ¿Qué implican las situaciones de emergencia en términos emocionales y cómo podemos prevenir sus elementos adversos?, ¿cómo nos cuidamos sin descuidar a quienes se encuentran en situaciones de mayor vulnerabilidad?, ¿qué podemos hacer para responder a la epidemia de una manera solidaria y con un enfoque comunitario?, ¿con qué recursos contamos para tramitar la emergencia y para abordar situaciones de vulneración de derechos?, ¿cómo debemos manejar la información que circula y qué cuidados debemos tener al respecto? Estas son algunas de las preguntas que queremos responder desde este espacio. Los distintos apartados fueron elaborados por docentes de la Facultad de Psicología de la Universidad de la República, y responden a las múltiples miradas y a los diferentes acumulados de investigación en torno al tema. En tanto los procesos que estamos transitando son cambiantes, promueven nuevas preguntas y requieren de nuevas respuestas, este espacio se irá actualizando con sucesivos aportes.

Cuidado comunitario

Por Nicolás Rodíguez (Instituto de Psicología Social)

Body

La propagación del COVID-19 nos invita a pensar las formas en que nos cuidamos entre todos y todas, sin descuidar a las personas que más lo necesitan. Algunos sectores de actividad tienen que seguir funcionando en pro del bien común, y ciertas poblaciones requieren un cuidado colectivo especial. Entre estas últimas reconocemos a trabajadores y trabajadoras de sectores informales de la economía, mujeres en contextos de violencia doméstica, personas en situaciones de vulnerabilidad económica, social o emocional, y adultos y adultas mayores con lazos sociales limitados.

El análisis de las situaciones de salud desde un enfoque de vulnerabilidad implica considerar los elementos individuales que se juegan, los aspectos colectivos que intervienen y el rol que cumplen las políticas públicas. Este enfoque se desarrolló en el estudio de la epidemia del VIH-SIDA y buscó superar las miradas acotadas que se limitaban al análisis de grupos y conductas de riesgo. Los abordajes de la vulnerabilidad integran lo individual, lo colectivo y las políticas públicas ante un tema. En segundo lugar, involucran a todos los saberes que intervienen en las situaciones. Y por último considera los procesos de búsqueda constructiva de soluciones, en los que intervienen diferentes puntos de vista. En este sentido conjuga la susceptibilidad de un daño a la salud con otro conjunto de elementos que también intervienen en dichos procesos.

Considerando estos aspectos, es importante resaltar que ante la propagación del COVID-19 podemos respetar las medidas de prevención sugeridas y orientar nuestras acciones a cuidar a las personas que más lo necesitan. En el cuidado en salud se juegan una serie de procesos que involucran elementos macro sociales como la organización de los servicios de salud, medidas preventivas, higiene y limpieza de barrios y ciudades, entre otros. En simultáneo se dan procesos de tipo micro sociales que también implican el cuidado de la salud y que resultan fundamentales: solidaridad entre vecinos/as y familiares, colaboración con personas en situación de riesgo, producción colectiva de alimentos, etc. Aquí abordaremos lo que refiere a esto último, es decir, a la micro política del cuidado en salud.

En nuestros barrios o sectores de actividad seguramente se están presentando una serie de situaciones emocionales, económicas y sociales que requieren una atención particular. Esto implica pensar en cómo podemos colaborar con ellas, sin descuidar las medidas de prevención sugeridas.

235
imagen 1imagen 2
Body 2

 

Ejemplo de esto son trabajadores y trabajadoras que no pueden dejar sus empleos y necesitan apoyo en el cuidado de sus hijos/as, adultos y adultas mayores que no están en condiciones de exponerse a hacer mandados, personas que están en situaciones de vulnerabilidad emocional o económica, y mujeres en contextos de violencia doméstica. Con ellos y ellas podemos colaborar y a nivel de la sociedad se están organizando distintas comunidades y colectivos. Ante dudas o inquietudes en cuanto a las medidas de prevención recomendadas se puede recurrir a las y los profesionales de la salud tanto del sector público como privado.

En síntesis, colaborar con estas situaciones desde un enfoque de vulnerabilidad en salud y desde una micro política del cuidado requiere, por un lado, reconocer todos los saberes que se están jugando en la respuesta a la propagación del COVID-19. Entre ellos, los saberes sociales y comunitarios son igual de relevantes que los del mundo científico, y tienen que poder dialogar y complementarse entre sí. Por otro lado, implica reconocer que no todos y todas nos encontramos en las mismas situaciones y que las recomendaciones generales que se hacen no siempre se ajustan a ciertos contextos y situaciones. Bajo las pautas generales de prevención es necesario valorar cómo se ajustan a los contextos en los que vivimos. Y por último, que en estos momentos límite podemos buscar soluciones que fomentan el individualismo y el sálvese quien pueda, o por el contrario, podemos poner a andar mecanismos solidarios, colectivos y que fortalezcan el sentido de comunidad.

Formulario

 

Envíanos tus comentarios:

Creditos

Créditos

  • Coordinación: Comité de Emergencia de la Facultad de Psicología, Udelar
  • Texto: Nicolás Rodíguez (Instituto de Psicología Social)
  • Ilustraciones: Equipo de diseño de la UCI
  • Redes Sociales: Sarah Prates (UCI)
  • Diseño web y programación: Leticia Barros (UCI)
 
Fuentes:
- Ayres R, Calazans G, Saletti Filho H, Franca- Junior I. (2009). Risco, vulnerabilidade e praticas de prevencao e promocao da saude. En Campos G, Minayo MCS, Akerman M, Drumond Júnior M, de Carvalho,YM (org). Tratado de Saúde Coletiva (375- 418). Río de Janeiro: Hucitec- FIOCRUZ.
- Franco T, Merhy E. (2011). El reconocimiento de la producción subjetiva del cuidado. Salud Colectiva. 7 (1):9- 20.
- SIRA (2020). Guía de apoyo psicosocial durante el brote del coronavirus. Recuperado de: https://4651e015-749d-49f8-acb4-49eb6187d13b.filesusr.com/ugd/536db9_f9…

Suscripción a noticias